La ventaja del uso del Plasma Rico en Plaquetas, también conocido como PRP, en los tratamientos Antiage, es la de utilizar una sustancia biológica fabricada por nuestro organismo, libre de químicos y exenta de riesgos.

Es un tratamiento restitutivo para ser aplicado en pieles maduras que presenten signos de envejecimiento o en pieles jóvenes con marcas de acné, a través del cual se obtienen resultados visibles, se logra mayor luminosidad y se mejora la coloración, lográndose un importante incremento en la tersura de la piel.